Visión infantil (desde el nacimiento hasta los 24 meses)

Los bebés aprenden a ver con el correr del tiempo, tal como aprenden a caminar y a hablar. No nacen con todas las capacidades visuales necesarias para su vida. Deben aprender a enfocar sus ojos, moverlos adecuadamente y coordinarlos. También deben aprender de qué manera utilizar la información que sus ojos envían al cerebro para poder entender el mundo que los rodea e interactuar con él de manera apropiada.

Los bebés comienzan a explorar los misterios del mundo a través de sus ojos desde el momento en que nacen. Incluso antes de aprender a alcanzar y tomar objetos con sus manos, gatear o pararse, sus ojos le proporcionan una importante información y estímulo para su desarrollo.

El mantenimiento de unos ojos saludables y de una buena visión es fundamental para que los niños aprendan a ver. Los problemas oculares y visuales en los niños pueden causar retrasos en su desarrollo. Es importante detectar de manera inmediata cualquier tipo de problema para asegurarse de que los bebés cuenten con la posibilidad de desarrollar las capacidades visuales que necesitan para crecer y aprender.

Los padres cumplen un rol fundamental al momento de asegurarse de que los ojos y la visión de sus hijos se desarrolle adecuadamente. Entre las medidas que todo padre debe tomar se incluyen:

  • Estar alerta a indicios de problemas oculares y visuales.
  • Realizar exámenes visuales comenzando con el primer examen completo aproximadamente a los 6 meses de edad.
  • Ayudar a que sus hijos desarrollen su visión a través de actividades acordes con su edad.

[volver al principio]

Etapas en el desarrollo de la visión infantil

Los bebés al nacer no pueden ver tan bien como los niños o como los adultos ya que sus ojos y sistema visual no están totalmente maduros. Sin embargo, durante los primeros meses de vida ocurren cambios muy importantes.

A continuación presentamos algunos de los hitos del desarrollo infantil que serán fundamentales para el desarrollo de las habilidades visuales. Es importante recordar que como no todos los niños son iguales algunos alcanzan ciertos hitos a diferentes edades.

Desde el nacimiento hasta los cuatro meses

  • Cuando nacen, los bebés no alcanzan a ver la letra más grande de la tabla optométrica (agudeza visual 20/200 aproximadamente). Tanto los niños más desarrollados como los adultos, que gozan de una visión normal, pueden ver esta letra desde una distancia de 200 pies. Hasta aproximadamente los 3 meses, los ojos de los bebés no pueden enfocar objetos que se encuentren a más de 8 a 10 pulgadas del rostro.

  • Durante los primeros meses de vida los ojos comienzan a trabajar conjuntamente y la visión mejora rápidamente. La coordinación ojo-mano comienza a desarrollarse al momento en que el niño empieza a seguir objetos en movimiento con sus ojos y a tomarlos con su mano. A las ocho semanas de vida, los bebés comienzan a enfocar sus ojos en el rostro de sus padres o de otras personas que se encuentren cerca.

  • Hasta los primeros dos meses de vida la coordinación visual es inmadura y puede ocurrir que los ojos se desvíen o se crucen. Por lo general, esto es normal. Sin embargo, si un ojo se desvía constantemente es necesario realizar una evaluación.

  • Hacia los cuatro meses los bebés deberían comenzar a seguir objetos en movimiento con sus ojos y tratar de alcanzarlos con la mano.

Desde los cinco hasta los ocho meses

  • Durante este período el control de los movimientos del ojo y las habilidades de coordinación ojo-cuerpo siguen mejorando.

  • La percepción de la profundidad es la capacidad de calcular la posición de un objeto con respecto a otro que se encuentre más cerca o más lejos. Esta capacidad no se encuentra desarrollada en el nacimiento. Hasta alrededor de los cinco meses los ojos no pueden formar una imagen tridimensional del mundo ni alcanzar a ver en profundidad.

  • Si bien la sensibilidad a la visión del color de un niño no es la misma que la de un adulto, generalmente se cree que los bebés hacia los cinco meses de edad cuentan con una buena visión del color.

  • La mayoría de los bebés comienza a gatear hacia los ocho meses, lo que contribuye al desarrollo de la coordinación ojo-mano-pie-cuerpo. Podría suceder que los bebés que comienzan a caminar más temprano y que han gateado durante un período más corto, no aprendan a utilizar sus ojos tan bien como los bebés que han gateado por más tiempo.

Desde los nueve hasta los doce meses

  • Alrededor de los 9 meses los bebés comienzan a pararse y a sostenerse. Hacia los diez meses un bebé debería ser capaz de tomar objetos con los dedos pulgar e índice.

  • Hacia los doce meses la mayoría de los bebés deberían gatear y tratar de caminar. Los padres deberían estimular a sus hijos a gatear en lugar de caminar con el fin de contribuir al desarrollo de una mejor coordinación ojo-mano.

  • A esta instancia los bebés pueden calcular bastante bien las distancias y arrojar objetos con precisión.

De uno a dos años

  • Hacia los dos años de edad la coordinación ojo-mano y la percepción de la profundidad de un niño deberían estar completamente desarrolladas.

  • A los niños de esta edad les interesa mucho explorar el ambiente que los rodea, mirar y escuchar. Reconocen objetos e imágenes con los que están familiarizados en libros y pueden hacer garabatos con crayón o lápiz.

[volver al principio]

Señales de problemas oculares y visuales

La presencia de problemas oculares y visuales en los niños es poco común. La mayoría de los bebés nace con ojos saludables y comienza a desarrollar sin dificultad las capacidades visuales necesarias para su vida. Pero, ocasionalmente, se pueden desarrollar problemas de visión y de salud ocular. Los padres deben estar atentos a las siguientes señales de problemas oculares y visuales:

  • Lagrimeo excesivo: puede ser indicio de conductos lagrimales bloqueados.
  • Párpados irritados o con presencia de secreciones: puede ser indicio de una infección en el ojo.
  • Desviación constante del ojo: puede ser indicio de un problema en el control de los músculos del ojo.
  • Intensa sensibilidad a la luz: puede ser indicio de una elevada presión ocular.
  • Presencia de una pupila blanca: puede ser indicio de cáncer ocular.

La presencia de cualquiera de estos indicios requiere inmediata atención de su pediatra u optometrista.

[volver al principio]

Cómo pueden contribuir los padres al desarrollo visual

Existen muchas maneras en las que los padres pueden ayudar a que la visión de su bebé se desarrolle apropiadamente. A continuación se detallan diversas actividades que pueden contribuir al desarrollo visual de un niño de acuerdo con su edad.

Desde el nacimiento hasta los cuatro meses

  • Coloque una lámpara de noche u otra lámpara de luz tenue en la habitación de su bebé.
  • Cambie la posición de la cuna con frecuencia como también la posición de su bebé dentro de ésta.
  • Coloque móviles de cuna aproximadamente entre ocho y doce pulgadas dentro del campo visual de su bebé.
  • Háblele a su bebé mientras camina por la habitación.
  • A la hora de alimentarlo alterne entre los lados izquierdo y derecho.

Desde los cinco hasta los ocho meses

  • Cuelgue un móvil, juguetes u otros objetos por encima de la cuna para que el bebé pueda tomarlos, jalarlos y patearlos.
  • Déle tiempo suficiente para que pueda explorar y jugar en el suelo.
  • Proporciónele cubos de madera o plástico que pueda agarrar con sus manos.
  • Practique choque de palmas u otros juegos de coordinación de manos mientras pronuncia las palabras en voz alta.

Desde los nueve hasta los doce meses

  • Juegue con su bebé a esconder juguetes o su propio rostro para ayudarlo a desarrollar su memoria visual.
  • Nombre objetos al hablar para estimular la asociación de palabras y las habilidades del desarrollo del lenguaje de su bebé.
  • Estimule el gateo y el arrastre.

De uno a dos años

  • Haga rodar una pelota para que su hijo desarrolle el seguimiento visual.
  • Proporciónele cubos de construcción y pelotas de todos los tamaños y formas para estimular sus habilidades motoras y el desarrollo de los músculos más pequeños.
  • Lea y cuéntele historias para estimular su capacidad de visualización y para preparar el terreno para sus habilidades de lectura y aprendizaje.

[volver al principio]

Primer examen de la vista de un bebé

Infantil examen de la vista

Un infante debe recibir su primer examen de la vista de edades comprendidas entre los 6 y 12 meses.

InfantSEE®: Un programa de salud pública para los lactantes durante el primer año de vida

Aunque no advierta problemas oculares o visuales, hacia los seis meses de edad usted debería someter a su bebé a un primer examen completo de la vista realizado por un optometrista.

Su optometrista evaluará, entre otros, posibles problemas de miopía, hipermetropía o astigmatismo, así como también la capacidad de movimiento de los ojos y problemas de salud ocular. Este tipo de problemas no es muy común, pero es importante para identificar niños que los presenten a esta temprana edad. Los problemas de desarrollo visual y de salud ocular serán más fáciles de corregir cuanto antes se inicie su tratamiento.

InfantSEE® es un programa de salud pública de la Asociación Americana de Optometría diseñado para garantizar que el cuidado visual y ocular se convierta en una parte integral del cuidado del bienestar del niño para mejorar su calidad de vida. Los optometristas que participan en este programa realizan exámenes completos de la vista sin cargo a niños de entre 6 y 12 meses. Para más información y para ubicar en su zona un médico que le proporcione a su bebé un examen sin cargo haga clic aquí. (Enlace al programa InfantSEE®)

[volver al principio]